FEMINIDADES Y MASCULINIDADES

La feminidad y la masculinidad, entendidas como identidades, son, como cualquier construcción social, fruto de la evolución y desarrollo que desde sus inicios la Humanidad ha ido creando a medida que crecían las civilizaciones.

Aquellos primeros cimientos sobre los que se construyeron ambas identidades han sido tan profundamente interiorizados por las sociedades que incluso algunos de los atributos que surgieron para definir la identidad de hombres y mujeres han sido considerados fruto de la naturaleza, otorgándoles un carácter inicial biológico y olvidándose de su componente social. Pero no hay que olvidar que la función hace al órgano.

El pensamiento es el que produce el sentimiento, y la manera de pensar no deja de ser una elaboración social. Para que hombres y mujeres podamos mirarnos a los ojos de frente, tendremos que cambiar las imágenes que tenemos de ambos, basadas en la desigualdad y en la diferencia.

Hombres y mujeres han sido educados y formados para seguir el modelo masculino y femenino correspondiente, perpetuando así las diferencias que han marcado durante siglos a ambas identidades.

Es tiempo ya de romper las barreras de la desigualdad, comprender que feminidad y masculinidad no son identidades enemigas ni contrarias, sino igualitarias. Se deben corregir aquellos atributos que impiden la igualdad, buscando los elementos que unen, y no los que separan. La cooperación, comprensión y colaboración mutua es imprescindible para un futuro en igualdad.


María Jesús Rosado Millán
Presidenta de la Fundación iS+D



Editorial

La Revista Prisma Social es uno de los canales de difusión de la Fundación iS+D para la Investigación social avanzada, www.isdfundacion.org

El objetivo principal está orientado a la difusión de la las investigaciones provenientes de las Ciencias Sociales y caracterizadas fundamentalmente por el factor de innovación social. Se pretende que la revista integre la facilidad y accesibilidad propia de los medios de comunicación social y científica, con la precisión y el rigor que precisan los resultados de la investigación, de tal forma que sea útil a la sociedad y atractiva a los receptores sin perder la fuerza de la expresión ni el rigor científico.

Desde una perspectiva de innovación social no sólo es preciso atender a los contenidos propiamente innovadores sino también a su forma de transmisión. Es más, la forma también es el contenido, como también el contenido se asocia preferentemente a una determinada forma de expresión.

Las conductas sociales, los intereses, los hábitos, las formas de representación social, los cambios sociales y sus resistencias, las comunicaciones sociales en los diferentes medios, la incidencia que en la sociedad tienen los factores demográficos, los estilos de vida, y en definitiva todo lo que se refiere al comportamiento humano, tienen cabida en esta publicación.

La socialización del lenguaje científico es un requisito indispensable para comunicar los contenidos de las investigaciones y facilitar su asimilación por parte de la sociedad. Esta asimilación encontrará las mejores vías a través de la manifestación más atractiva de los resultados científicos, sin que eso deba limitar la seriedad y precisión científica y el compromiso ético de los investigadores.

El intercambio de conocimiento científico no sólo entre los investigadores de los diversos campos del saber, sino entre todos los miembros de una sociedad, es también una obligación y por supuesto un derecho, pues es esa sociedad la que con su esfuerzo hace posible la investigación. En el proceso estamos todos. Esta revista está abierta a aquellas aportaciones de comunicación científica que además de ofrecer conocimiento devuelva a través de la misma lo que la propia sociedad ha aportado.

© IS+D Fundación para la investigación social avanzada | Todos los derechos reservados | www.isdfundacion.org