Es para mí un honor contar con la participación de Juan Díez Nicolás para este primer número de la Revista Prisma Social, una “autoridad” como se decía antaño en Ciencias Sociales, Licenciado y Doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid, M.A. en Sociología por la Universidad de Michigan Ann Arbor, Catedrático de Sociología Departamento de Sociología II (Ecología Humana y Población) de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, de la Universidad Complutense de Madrid, Presidente-Fundador de Análisis Sociológicos, Económicos y Políticos, S.A., Académico de la Academia Europea de Ciencias y Artes., y Vicepresidente de World Values Survey Association elegido en 2004.

Pero para mí, por delante de todos esos títulos y distinciones que lo avalan, siempre será, mi querido profesor. A él le debo gran parte de lo que hoy soy profesionalmente. Nunca le agradeceré lo bastante haberme inculcado ese espíritu científico que deja de lado las especulaciones para centrarse en la explicación de los fenómenos sociales con seriedad y rigor sin por ello perder la pasión por la disciplina.


Pregunta: ¿En que punto se encuentra actualmente la Sociología?

Respuesta: en sus orígenes la Sociología estaba orientada a resolver problemas sociales, era una Sociología aplicada, de urgencia, de remedio a esos problemas; luego se hizo más académica, más parecida a otras Ciencias Sociales. En la actualidad la disciplina se he hecho más intervencionista, retornando a la resolución de problemas sociales, de respuesta a las necesidades sociales.

Pero la Sociología debe describir la realidad social, explicando como funciona la Sociedad. Es cierto que hay algunos sociólogos que quieren ir más allá intentando decir como debería ser, pero esa es función de los moralistas o de los políticos, no de los científicos sociales.

A lo largo de la historia de la Sociología, dónde más variaciones se han producido ha sido en las técnicas de investigación social.


Pregunta: Ha citado los cambios producidos en las técnicas de investigación social ¿Cómo las percibe hoy en día?

Respuesta: Han variado sustancialmente. Soy especialista en técnicas cuantitativas y, dentro de éstas, sigo defendiendo las entrevistas cara a cara cuando se trata de realizar estudios con la población general. Las entrevistas telefónicas o las telemáticas son útiles cuando se investiga sobre colectivos específicos, pero para la población general presentan serios inconvenientes, ya que se deja fuera una parte de la misma que no dispone de teléfono o que no se conecta a Internet. Se utilizan mucho hoy en día porque son más baratas y rápidas, pero el diseño muestral no es satisfactorio.

En cuanto a las técnicas cualitativas, no son lo mío, no soy prácticamente, pero tengo que decir que demandan más preparación que las cuantitativas cuyo conocimiento se centra más en el uso de técnicas y análisis estadístico. Las primeras no son meras transcripciones de entrevistas o grupos, sino que requieren ciertos conocimientos psicoanalíticas, y cita como ejemplo a Jesús Ibáñez como un gran especialista en el conocimiento y manejo de estas técnicas. Reconoce su importancia con carácter exploratorio, para conocer los problemas más relevantes en un campo de investigación poco estudiado, así como para interpretar los datos cuantitativos que requieran de una explicación en profundidad.


Pregunta: ¿Cree que la Sociología tiene futuro, que futuro le ve?

Respuesta: Tiene un futuro muy claro, es una manera de acercarse al conocimiento de la realidad, conocimiento que ha sido utilizado, y lo sigue siendo, por otras disciplinas académicas; hoy en día se empieza a leer más Sociología Histórica en Historia que en la propia Sociología. Hemos tenido tanto éxito que morimos de éxito y ello he hecho que se utilice por otras disciplinas minando nuestro campo.

Uno de los problemas es que se han trivializado los resultados de las encuestas en los medios de comunicación, dando la sensación de que eso es Sociología, pero eso no es más que la publicación de datos porcentuales, sin discusión científica.


Pregunta: ¿Cuál es el reto de la Sociología ante el futuro?, ¿qué deberíamos hacer los sociólogos?

Respuesta: Ser más rigurosos, más profesionales y no aceptar como Sociología lo que pasa como tal sin serlo. Hacer publicaciones serias. Una cosa es hablar y otra tratar de competir con políticos o juristas. La Sociología no está para el deber ser, sino para el ser.


Muchas gracias querido profesor.


Bienvenido a esta su publicación que espero sea todo lo seria y rigurosa que el apasionante oficio de la Sociología se merece.


María Jesús Rosado Millán
Presidenta de iS+D

© IS+D Fundación para la investigación social avanzada | Todos los derechos reservados | www.isdfundacion.org